¿Eres Salvo?

La Doctrina de Salvación

Primero de todo ¿Qué es la salvación? Cuando decimos que somos salvos, ¿Qué exactamente estamos diciendo?

Salvación es liberación. Cristo vino a este mundo por el propósito de librarnos de nuestros pecados (Mat. 1:21, Marcos 2:17). La salvación también nos libra de las eternas consecuencias de pecado (Rom. 5:9).

Los que no son salvos están bajo la ira de Dios y por eso en camino a los tormentos eternos del infierno. Pero ¡alabado sea el nombre del Señor! porque Cristo ha provisto una solución para salvarnos de esta condenación (1ª Tim. 2:6).

  1. La Necesidad de Arrepentimiento

La condenación del infierno nos muestra que tan seria es la condición del pecador sin Cristo. Entonces, el perdido que quiere ser salvo tiene que reconocer que es pecador (Rom. 3:23) y por sus pecados está condenado (Juan 3:19). Cuando está listo ser salvo, dará la espalda a sus pecados para poner sus ojos en Cristo. Eso se llama “arrepentimiento” (Lee Lucas 13:3-5, Hechos 17:30, 2 Pedro 3:9, Rom. 2:4).

  1. La Fe

Según Romanos 4:20-21, fe significa “plenamente convencido”. Entonces cuando el pecador fía en Cristo para ser salvo, él es completamente convencido que Cristo le puede salvar y cambiar su vida.

Esta fe no es superficial como la de los demonios (Santiago 2:19). Ellos también creen en Dios en el sentido que reconocen que Dios existe. Sin embargo, la diferencia es que los demonios no están confiando en Dios para salvación de pecado.

  1. Solamente por Fe en Jesucristo

La salvación es solamente por fe en Cristo, nada más, nada menos (Efe. 2:8-9, Tito 3:4-6). Fuera del Señor Jesucristo no hay otro Salvador (lee Hechos 4:11-12, Juan 14:6, 1 Tim. 2:3-6).

Cristo es el único que ha nacido sobrenaturalmente de una virgen. Cristo es el único que ha caminado sobre esta tierra perfecto, sin pecado. Cristo es el único que ha muerto por nuestros pecados. Cristo es el único que derramó Su sangre divina para limpiarnos de pecado. Cristo es el único que ha resucitado de la tumba de Su propio poder. Por estas razones y muchísimas más, Él es el único digno de adoración.

  1. El Evangelio de Jesucristo

El evangelio del Señor Jesucristo es: como El murió en la cruz por nuestros pecados, fue sepultado, y el tercer día resucitó victoriosamente de la tumba. Esta definición del evangelio está ubicada en el versículo siguiente:

1 Cor. 15:1-4 “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual estáis firmes; por el cual asimismo sois salvos, si retenéis la palabra que os he predicado, si no habéis creído en vano. Porque primeramente os he entregado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”

Este evangelio glorioso tiene el poder para salvar y cambiar vidas:

Romanos 1:16 “Porque no me avergüenzo del evangelio de Cristo; porque es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.”

¿Es usted salvo?  Si no tiene usted confianza 100% que si muere hoy, se va al cielo, ponga su fe en el Señor Jesucristo para ser salvo.  Dios está listo para cambiar su vida ahora mismo.  Pero la decisión es suya.

2 Corintios 6:2 “He aquí ahora el tiempo aceptable, he aquí ahora el día de salvación. “

388426